ugg niños outlet Regresó la maravillosa Mistresses

A principios de 2008, cuando empezó la serie británica Mistresses, la recomendé a los lectores de entonces (que no son los mismos que leen hoy) usando el sistema de metáfora cóctel.

Escribí que Mistresses es como si metiéramos en una batidora un poco de Tell me you love me, un toquecito de Desperate Housewives y una pizca de Coupling. De la primera tiene la tensión dramática, de la segunda cuatro damas amigas pero diferentes y de la tercera la factura británica y la excelencia del guión. Y concluía muy fervoroso: “descarguen y disfruten, difícilmente los defraude”.

Es una lástima y una suerte que las temporadas británicas sean tan cortas. Pero esa discontinuidad genera falta de fervor inhusto. Hace poco Mistresses comenzó su tercera andadura y los subtitulos llegan lentos, a tropezones, como desganados. Una ausencia de ansiedad que la serie no se merece.

Vuelvo a repetir lo dicho hace dos aos: las cuatro historias que se narran en cada temporada son muy solventes y nunca se escapan del marco dramático, aunque haya retacitos de muy sobria comedia.

Les presento a las cuatro muchachas en el minuto 1, cuando la serie estaba por comenzar:

Trudi es una viuda rubia, gordita de cachetes colorados, con dos hijas, que hace seis aos que no se mete a la cama con nadie. Su marido estaba en las Torres Gemelas el 11 de septiembre de aquel ao malo y nunca más se supo de él. Trudi está casi lista para acabar con el duelo, pero sigue en pausa. En el colegio de sus hijas hay un padre divorciado que la mira con cario, pero en el fondo de su corazón, ella sigue esperando que su esposo muerto regrese.

Katie es una psiquiatra de cuarenta aos, soltera, que está más buena que mojar el pan en el tuco. Tiene un romance secreto con un paciente (eso no se puede hacer!) y está bastante alterada con el asunto. Tanto, que ni siquiera se lo ha confesado aún a sus amigas. Para peor, a su amante/paciente le han diagnosticado un cáncer terminal y ella está dispuesta a ayudarlo a morir con dignidad. Su vida, al inicio de la serie, se parece mucho a una historia de amor, locura y muerte.

Jessica es la más joven de las cuatro. Puede tener unos treinta y dos aos, y está soltera como un cascabel. Trabaja en una empresa que organiza fiestas y se acuesta con todo lo que camina. En el momento que comienza la serie, está teniendo una aventura con su jefe casado. Tiene rasgos hindúes y es simpatiquísima y muy liberal. Está a punto de conocer a alguien que le hará replantearse toda una vida de libertinajes y festivales de edredón.

Y por último está Siobhan, una abogada casada con un marido que es una joyita, que la adora, que hace la comida, y que las otras tres amigas miran como diciendo: “Ay, qué suerte que tiene Siobhan”. La pareja está buscando un hijo y todavía no lo consigue. Pero ambos insisten, día y noche, y también de tarde. Cuando comienza la aventura, Siobhan empieza a sentirse un poco cansada de que Hari (el marido) la vea como un recipiente de fecundación.

Ah, qué distintas están las cosas después de dos temporadas.! Pero no voy a decir nada al respecto, porque es una serie que casi nadie ve, y todos deberían ver. los que no vieron nunca Mistresses tienen la suerte de tener las dos primeras temporadas a disposición y con subtítulos. Son doce episodios nada más, y la pasarán realmente bien. bien puede suponerse que es una historia sobre mujeres y para mujeres, tengo una carta que alentará a los lectores hombres para empezar a ver la serie: en la primera temporada, sale la Agente Olivia Dunham (Anna Torv). y es lesbiana,
botas ugg precio españa Regresó la maravillosa Mistresses
y da besos.

También tengo un mensaje para los que sí vieron las dos primeras temporadas: la tercera empieza al estilo Damages: con un rarísimo flashforward de las cuatro chicas peleadísimas a muerte entre ellas, acribillándose con los ojos, como si algo fuera de este mundo las hubiera empujado a la traición. Después funde a negro, pone “Seis meses antes” y es todo docilidad y cario.

Saber lo que pasó me tiene sin dormir (pero parece que a los subtituladores no, auch!).

[por Lys]

Yo soy una de esas que se enganchó a la serie gracias a tu recomendación. Y que ha visto las dos temporadas anteriores sin subtítulos, con mucha atención, ya que soy más de ingles americano que de British y me cuesta, pero es verdad que no hay demasiados subtítulos esta temporada, porque poca gente sabe que ha empezado. Por cierto es la última, según los actores que interpretan a Richard y a Trudi, estos cuatro episodios de la tercera temporada sirven para poner el broche final al la serie.

Y yo como tu estoy intrigadísima por el ver final este viernes, tal y como acabó el tercer capítulo el pasado viernes, y no digo más.Cómo que no somos los mismos los que te leemos, gordo inútil? Qué pasa, que no te das cuenta de que los comentarios han cambiado porque lo hiciste tú? Antes a los posts se les notaba un trabajo, una dedicación que ya no tienen. Ahora son reseas rápidas y recomendaciones mal hechas de un tío aún más inmenso, de ahí que cada vez hagas menos por la vida, no? Que estarás por ahí tirado viendo series todo el día que te puede la pereza ya viviendo como un marqués, eres el Lord Lorzas.

en busca de un loco regalos para su familia, para sus amigos y su cliente, todos los productos de la empresa; ver actividad principal, abajo, tales como: Rolex, Longines, Casio, Cartier, Omega, Tissot, Citizen, RADO, IWC, CHANEL. Reebok shoes,UGG botas, zapatos NIKE y así sucesivamente. la mayoría de los artículos se venden a precios de mayorista, encontrará de gran gangas aquí. Y tenemos una promoción de ventas a partir de ahora, comprar más, ahorrar más y obtener más! Por favor, póngase en contacto con nosotros.
botas ugg precio españa Regresó la maravillosa Mistresses