ugg en españa ol en Latinoamérica y Espa

El espaol o castellano es una lengua romance que se extiende hoy por todo el planeta. Es la segunda lengua más importante del mundo y la tercera más hablada. El número de personas que hablan el espaol como lengua materna asciende hasta los 332 millones en todo el planeta. Son 425 millones de personas si incluimos también a aquellos que la utilizan como segunda lengua.

La polémica en torno a los términos espaol y castellano se basa en la disputa para decidir si resulta más apropiado denominar a la lengua hablada en Hispanoamérica, en Espaa y en otras zonas hispanoparlantes “espaol” o “castellano”, o bien si ambas son formas perfectamente sinónimas. Hoy la controversia está superada y el Diccionario Panhispánico de Dudas (aprobado por la Asociación de Academias de la Lengua Espaola) establece que, para designar la lengua común de Espaa y de muchas naciones de América, se puede utilizar tanto el término castellano como espaol. Aun así el término espaol es más recomendable porque no hay ambigedad y es también la denominación que se utiliza internacionalmente. En cambio sería mejor utilizar el término castellano para referirse al dialecto románico nacido en el Reino de Castilla o al dialecto que se habla hoy en esta región.

Orígenes del espaol

El castellano, dialecto románico surgido en Castilla y origen de la lengua espaola, nació en una franja montaosa, mal y tardíamente romanizada, inculta y con fuertes raíces prerromanas (Burgos, Iria Flavia, Oviedo, Amaya, Pamplona), en la cual surgieron los condados y reinos medievales espaoles, y en torno a esos nuevos centros fueron desarrollándose las variedades dialectales. El castellano, dialecto de los montaeses y vascos encargados, en el siglo IX, de defender de los árabes (en la península desde el ao 711) la frontera oriental del reino asturleonés, toma su nombre de castilla del latín castella, plural de castellum que en periodo visigótico significó “pequeo campamento militar” (diminutivo de castrum) y luego “tierra de castillos”.

En el ao 1042, por otra parte, se escribieron las jarchas, primeros textos en castellano, pero con caracteres árabes o hebreos. El término, formado a imitación de francophonie, se refiere a países en los que el espaol no es la lengua materna de la mayor parte de sus habitantes pero éstos se mueven en su ámbito lingístico con relativa fluidez.

A partir del renacimiento siempre que se ha necesitado producir términos nuevos en espaol se ha empleado el inventario de las raíces griegas para crear palabras, como, por ejemplo, telemática, de reciente creación, o helicóptero.

Entre los siglos III y VI entraron los germanismos. Por ejemplo, forman parte de este cuerpo léxico guerra, heraldo, robar, ganar, guiar, guisa, guarecer y burgo, que significaba “castillo” y después pasó a ser sinónimo de “ciudad”.

Hay además numerosos patronímicos y sus apellidos correspondientes de origen germánico: Ramiro, Ramírez, Rosendo, Gonzalo, Bermudo, Elvira, Alfonso.

Junto a estos elementos lingísticos también hay que tener en cuenta al vasco, idioma cuyo origen se desconoce, aunque hay varias teorías al respecto. Algunos de sus hábitos articulatorios y ciertas particularidades gramaticales ejercieron poderosa influencia en la conformación del castellano por dos motivos: el condado de Castilla se fundó en un territorio de influencia vasca, entre Cantabria y el norte de León; junto a eso, las tierras que los castellanos iban ganando a los árabes se repoblaban con vascos, que, lógicamente, llevaron sus hábitos lingísticos y, además, ocuparon puestos preeminentes en la corte castellana. Los musulmanes estuvieron más de siete siglos en tierras hispánicas y por eso el vocabulario espaol contiene unas cuatro mil palabras de origen árabe.

De su organización social y política se aceptaron la función y la denominación de atalayas, alcaldes, robdas o rondas, alguaciles, almonedas, almacenes. Aprendieron a contar y medir con ceros, quilates, quintales, fanegas y arrobas.

El espaol llegó en América

Cuando Colón llegó a América en 1492, el idioma espaol ya se encontraba consolidado en la Península, puesto que durante los siglos XIV y XV se produjeron hechos históricos e idiomáticos que contribuyeron a que el dialecto castellano fraguara de manera más sólida y rápida que los otros dialectos románicos que se hablaban en Espaa.

En América se inició el proceso llamado hispanización, con el cual el espaol se afianzó en el nuevo mundo.

La América prehispánica se presentaba como un conglomerado de pueblos y lenguas diferentes que se articuló políticamente como parte del imperio espaol.

La diversidad idiomática americana era tal, que algunos autores estiman que este continente era el más fragmentado lingísticamente, con alrededor de 123 familias de lenguas.

El espaol llegó al continente americano a través de los sucesivos viajes de Colón y, luego, con las oleadas de colonizadores que buscaban en América nuevas oportunidades. En su intento por comunicarse con los indígenas, recurrieron al uso de gestos y luego a intérpretes europeos o a indígenas cautivos para tal efecto, que permitiesen la intercomprensión de culturas tan disímiles entre sí.

Aun así la hispanización de América comenzó a desarrollarse sólo a través de la convivencia entre espaoles e indios, la catequesis y sobre todo el mestizaje.

Pero también la población hispana que colonizó el territorio americano era heterogénea, pues provenía de las distintas regiones de Espaa, aunque especialmente de Andalucía.

Esta mayor proporción de andaluces aportó características especiales al espaol americano: el llamado andalucismo de América, que se manifiesta, especialmente en el aspecto fonético.
oferta botas ugg ol en Latinoamérica y Espa