ugg outlet españa Hoy en día la esperanza de vida de un trasplantado de hígado es toda la vida

Los donantes son los mismos. Se debe a que utilizamos todos los recursos: nunca hemos tenido vacaciones, y sábados y domingos han sido días laborables para nosotros. Nuestro agotamiento físico se ve compensado por la satisfacción en el trabajo. Pero en ningún momento pensábamos ser líderes ni nada; nunca he tenido yo la intención de ser el primero en nada, me gusta llegar, eso sí, pero no tengo por qué llegar primero.

Cuántos profesionales intervienen en un trasplante de hígado?

No sé cómo pedirle que me describa la operación. Supongo que se trata, perdone mi lenguaje, de desconectar el hígado enfermo y conectar uno sano, a través de, y vuelvo a pedir perdón, una serie de cortes seguidos de empalmes.

Sí, así es. El empalme se llama anastomosis y hay que unir la vena cava infrahepática, la suprahepática, la vía biliar, la arteria y la vena porta. Cinco, aunque en algunos casos se deja en cuatro anastomosis.

Estamos en cuatro horas de quirófano, pero muchas más de preparación. Tras detectar al donante viene la movida de la recogida de los órganos, la traída y la coordinación para la preparación quirúrgica. Muchas personas y mucho trabajo.

La imagen es la de médicos corriendo con un helicóptero y con maletas especiales.

El hígado se mantiene vivo doce horas, aunque lo ideal es trasplantarlo antes de que hayan transcurrido esas doce. A partir de ese tiempo ya no queremos probar, pese a la mejora de los líquidos de preservación. Antes, el órgano no aguantaba más allá de cuatro o cinco horas. Y ojalá se pase a las 24 horas; habría tiempo para todo.

En estas colas de espera de los enfermos para un trasplante no hay enchufes y nadie se cuela.

Nunca. Siempre tiene preponderancia una urgencia cero, que significa que alguien necesita un órgano en 24 o 48 horas. La Organización Nacional de Trasplantes decide para qué paciente es, al margen del lugar en que se encuentre.

El funcionamiento es estatal y no autonómico.

Sí cuando se trata de urgencias cero. Si no es así, ya tienen preferencia los hospitales más cercanos.

Que en la Comunitat y si hablamos de hígado siempre es La Fe.

Siempre intervengo yo si no estoy de viaje. Pero lo mejor que hay en este programa es el equipo, los siete del equipo, que, y esto es real, lo hacen mejor que yo.

Ustedes fueron los primeros en Espaa en trasplantar en una misma operación hígado y pulmones.

Efectivamente, en 2003. Como fuimos los primeros en dividir un hígado para que sirviera al mismo tiempo para dos donantes. Si el donante es bueno, tiene menos de 50 aos, y podemos partir el hígado en dos, empleamos el hígado derecho, que es más grande, para.

A eso me refiero, a la parte derecha, la más grande. Va a un receptor adulto, aunque de bajo peso, y la parte pequea, la izquierda, a un receptor pediátrico. Son recursos para dar más servicios en la donación.

Quizás sea una tontería, pero la técnica podría permitir la donación entre vivos.

Y ya hemos hecho una en junio. Nosotros aceptamos la donación de padres a hijos en donante vivo.

Siempre en la sanidad pública.

En trasplantes todo es público. Por eso funcionan tan bien en este país. Imagine que se permite el trasplante privado. Quién dona? Quién recibe? Piense. En el momento en que haya dinero por medio.

Volvamos a los éxitos: la inyección de células hepáticas.

También hemos sido los primeros de Espaa.

Esto empezó hace muchos aos con los doctores Castell (Ripoll) y Gómez Lechón (Moliner) del Pabellón de Investigación de La Fe, que consiguieron trabajar células de hígado vivos, pero no aptos para trasplante. Esas células se criopreservan y así aguantan hasta tres y seis meses. Una vez descongeladas, vuelven a estar vivas y vía arterial o vía portal se perfusionan en el enfermo. Gracias a estas células, el hígado recupera algunas funciones y el enfermo aguanta más tiempo hasta que llegue un trasplante.

No podemos recurrir a artificios como la diálisis. Para prolongar la vida del enfermo usamos la perfusión de células para recuperar algunas actividades metabólicas. Suelen ser enfermedades congénitas y, como los nios son demasiado pequeos, los mantenemos así para realizarles posteriormente el trasplante. O son adultos en lista de espera, que han entrado en coma, que han sido intubados y que al ponerles la inyección de células aguantan hasta la legada de un donante. Esto es el futuro? No lo sabes.

Antes le decías al enfermo que tenía cirrosis y parecía una condena. Ahora le dices que le vas a trasplantar el hígado y se le abren los ojos de alegría. Hay una diferencia abismal. El trasplante es la única solución para el enfermo de hígado.

Permítame una pregunta clave: Por qué se malogra un hígado? Siempre se piensa en el alcohol.

Sí, por tóxicos como el alcohol, las drogas o los medicamentos. Y por virus, sobre todo el virus C, aunque va remitiendo el número de estos casos gracias a los antivirales.
uggs precio Hoy en día la esperanza de vida de un trasplantado de hígado es toda la vida