botas ugg autenticas o y lujo en peque

Cómo hacerse un hueco en un segmento tan de moda como el de los SUV del grupo B donde militan todo un Nissan Juke y los más recientes Opel Mokka, Renault Captur, Peugeot 2008 o Fiat 500 X?

La respuesta la pudimos ver, sentir, palpar en la presentación europea en Barcelona, ya con unidades de serie del Mazda CX 3. Hay dos formas de acercarse al nuevo Mazda: como un CX 5 a escala reducida, lo más evidente, aunque sus creadores japoneses prefieran apelar a una variante todo terreno del Mazda 2 del que toma su plataforma. Con 4,27 metros de largo se sitúa en un término medio tanto en longitud, como en distancia entre ejes, 2,57 metros y capacidad de maletero, 350 litros. Solo destaca en altura, el más bajo de sus rivales con 1,53 metros, pero ello va en detrimento de su altura libre al suelo y, por tanto, de su capacidad de evadirse del asfalto con sus 15 centímetros.

El Mazda CX 3 entra por los ojos, y si eso es lo que el diseo KODO pretende, lo consigue plenamente. Tan llamativa resulta la parte frontal dominada por una gran parrilla que se extiende hasta las ópticas. Su estética es de un modelo coupé con un morro largo y una superficie acristalada final estrecha lo que proporciona una parte trasera maciza.

Con unos precios a partir de 20.345 euros (para la versión gasolina 120 CV Style 2WD) hasta los 29.930 euros (versión gasolina 150 CV Luxury AWD Pack White y Pack Travel), para la gama de motores que ofrece tres propulsores, dos gasolinas 2.0 de 120 y 150 CV y otro diésel de 105, tras mirar la tabla de prestaciones. nos decantamos por probar el más barato que solo estará disponible en versión tracción delantera. El motor de 150 CV solo se ofrece con tracción a las cuatro ruedas, mientras que la versión diésel si faculta al comprador a poder elegir el sistema de tracción, pero actual tendencia (política?) a favor de la gasolina, ratificó nuestra elección.

La sensación de calidad nos embarga nada más sentarnos al volante, para lo cual hay que bajarse no subirse como en otros modelos. Las partes tapizadas en cuero y sus costuras lo acentúan. Los asientos delanteros son cómodos y envolventes. Sorprende inicialmente la parquedad del tablero de instrumentos donde domina el cuentarrevoluciones central, pero que se complementa perfectamente con la pantalla Head Up Display, de serie en el acabado Luxury, que ofrece proyecta datos de conducción en tiempo real como la velocidad, indicaciones del navegador y alertas de seguridad sobre una lámina de metacrilato en el campo de visión frontal del conductor, ligeramente por encima del marco inferior del parabrisas.

En la mitad del salpicadero está sobre elevada la pantalla táctil de 7 pulgadas para todo lo relacionado con la comunicación y entretenimiento, íntimamente ligada al sistema de conectividad MZD Connect.

El motor de gasolina 2.0 Skyactiv G de inyección directa con 120 CV a 6.000 rpm y 204 Nm a 2.800 rpm, ofrece un buen comportamiento lineal y una excelente cifra de consumo con 5,9 litros a los cien kilómetros y 137g/km con la caja manual de seis velocidades., gracias a la relación de compresión más alta del mundo: 14:1 para un modelo de serie.

La aceleración 0 100 km/h del Mazda CX 3 más barato es de 9 segundos, cediendo solo tres décimas respecto a la versión de 150 CV, mientras que la diesel de 105 CV se queda en 10,1 (10,5 con tracción total), siempre con la caja de cambios tradicional y los 192 km/h de velocidad punta frente a los 200 que proporciona el escalón superior de gasolina. Por tanto, difícil de justificar más de 3.000 euros largos de diferencia, un 15 por ciento del valor del modelo.

Circulando por el viejo circuito de F 1 de Montjuich, resulta una delicia manejar el cambio de seis velocidades, con sus recorridos cortos y precisos, aunque no sea a las velocidades de los viejos Lotus 72 o Tyrrell 007. Es entonces cuando se hace evidente la sonoridad a regímenes altos, pero siempre menor que un diésel.

Parada en el Museo Nacional de Catalua, aunque no para ver sus tesoros, si no para comprobar la habitabilidad trasera con el asiento delantero ajustado a mis 1,85m. Veredicto: suficiente, así como el espacio libre para tocar techo con la cabeza. Eso sí, mejor utilizar el espacio del quinto como pasajero para llevar algún bulto extra ya que el maletero, es de por sí para no lanzar cohetes, y en el sobra el estante extraíble que se puede situar a dos alturas.
botas ugg bailey button o y lujo en peque