fotos botas ugg La misteriosa impunidad de los desaparecidos de

Que están muertos, pero jamás apareció el cadáver. Que están vivos, y fingieron su desaparición. Son muchas las especulaciones que se tejen alrededor de ocho personajes del bajo mundo desaparecidos por la organización criminal Oficina en los últimos aos.

Parece una siniestraregla general, pero cada vez que esta banda ejecuta a uno de sus socios, el crimen queda en la impunidad.

También suelen quedar sin esclarecer la mayoría de masacres perpetradas por la facción, pues aunque en esas acciones no se elimina el cadáver, nunca aparecen los testigos o se activa una red de corrupción que desvía la investigación. Para citar algunos ejemplos, porque la lista es interminable, están: la masacre de nueve personas en una finca de Envigado, donde murió el cabecilla alias (2012); el cuádruple homicidio en un apartamento de Envigado, donde pereció el mercenario apodado (2009); y la matanza de cinco personas en una vivienda de Guayabal,las cuales integraban la banda Unión (2011).

Basta decir que la justicia colombiana ha sido incapaz de probarle un solo asesinato a los máximos jefes de la organización, como Cebollero o este mar de impunidad sobre los crímenes de Oficina hay ocho desapariciones forzadas que, si algún día no muy lejano se investigan a fondo, podrían dejar en evidencia a los principales jefes y aliados ocultos de la banda, que hoy disfrutan de la libertad o de condenas judiciales minúsculas, por cargos de poco peso.

Daniel Alberto Mejía ngel, alias Rangel o Bum un agente de Tránsito corrupto del municipio de Envigado, que llegó a convertirse en uno de los máximos líderes de Oficina Se desmovilizó en 2005 como comandante del bloque Héroes de Granada de las Auc.

Daniel Mejía, alias Foto de archivo El Colombiano.

Mientras Diego Murillo Bejarano ( Berna el fundador de la organización, estaba negociando con el Gobierno y los demás jefes paramilitares el Pacto de Ralito, para desmovilizar a las Autodefensas, asumió la jefatura. Queriendo asegurar su poderío, ordenó matar al número dos de Oficina Gustavo Upegui, y en un atentado dejó herido a uno de sus principales socios, Hugo Albeiro Quintero ( Patrón de Bello hechos preocuparon a otros miembros de la cúpula, que temían ser los siguientes en la lista negra de así que Berna y Carlos Mario Aguilar ( autorizaron aniquilarlo.

El operativo ilegal contó con apoyo de miembros corrompidos del DAS y la Policía, que ubicaron a Mejía ngel en una finca del municipio antioqueo de Copacabana, en noviembre de 2006.

Lo que le hicieron no ha sido comprobado por autoridades judiciales, pero hace parte de los mitos urbanos de la mafia local: que lo hicieron firmar documentos para el traspaso de bienes, que lo secuestraron y lo mataron de un disparo en la cabeza. Después habrían desmembrado el cadáver, incinerado sus restos en una caneca y arrojado las cenizas en la vía a la antigua cárcel La Catedral, en Envigado.

En esta desaparición, Oficina al parecer dejó ver su cruel ironía, pues en vida, fue el encargado de administrar hornos crematorios en los que varias víctimas de los paramilitares y del narcotráfico fueron quemadas.

Julio César Correa Valdés, alias Fierro narcotraficante y socio del capo Pablo Escobar Gaviria. Según la Fiscalía, tras la muerte del líder del cartel de Medellín, Fierro continuó traficando droga hacia Estados Unidos.

Julio Correa, alias Fierro Foto de archivo.

Cuando las autoridades de ese país le abrieron un expediente y solicitaron su extradición, él ya estaba casado con la modelo paisa Natalia París, hecho que aumentó su fama y le dio una notoriedad social que antes evitaba.

Entre 1999 y 2000 estableció acercamientos con las autoridades norteamericanas, para acordar un sometimiento y trato preferencial a cambio de suministrar información del negocio y sus socios.

Esta situación se filtró y otros narcotraficantes decidieron pagar dinero para eliminarlo. Artículos de prensa indican que algunos paramilitares desmovilizados contaron a la Fiscalía que el contrato fue ejecutado por Oficina que habría raptado a Fierro en agosto de 2001 en una finca del municipio de Guarne. Lo retuvieron varias horas, mientras firmaba documentos de traspaso de bienes y lo torturaban, y después lo habrían incinerado en uno de los hornos crematorios de Castao Gil, alias Profe de los cofundadores de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc) en 1997, al igual que promotor de la creación de la banda criminal Urabeos o Gaitanistas en 2007. En marzo de ese mismo ao, sus antiguos socios paramilitares decidieron eliminarlo, enviando un comando armado a la finca Sal si Puedes, del municipio antioqueo de Nechí.

Vicente Castao, alias Profe Foto de archivo El Colombiano.

Los sicarios de Oficina siguiendo órdenes de los comandantes Berna y actuaron en compaía de miembros corruptos de la Fuerza Pública para incursionar en el predio. Al verse rodeado, según el relato de exparamilitares, Vicente Castao se suicidó con un revólver calibre 32 que portaba. Su cadáver fue desmembrado y arrojado al río, por lo que sus restos nunca fueron hallados.

Por este crimen no hay personas condenadas en Colombia, pero sí en Estados Unidos. Mauricio López Cardona ( cabecilla de Oficina en ese entonces, confesó su participación en la desaparición del cadáver de Castao. Por este y otros delitos fue condenado a 8 aos de cárcel por la Corte del Distrito Sur de Nueva York. Ya pagó su sentencia y en julio de 2016 salió en libertad bajo vigilancia, quedándose a vivir en ese país con un permiso especial concedido por el Gobierno.

Era dueo y accionista, en compaía de otros siete empresarios, de compaías inmobiliarias, de cárnicos, hoteles y centros de servicio automotriz en el Valle de Aburrá, por medio de los cuales habría lavado al menos 50 millones de dólares para la banda.

Según las investigaciones conjuntas, la ruta de narcotráfico y blanqueo de capitales quedó al descubierto en la Operación Fuego Hielo de 2008, y hacía tránsito por la Costa Caribe colombiana, Jamaica y Miami. En el marco de los operativos, varios cargamentos de cocaína fueron decomisados, por lo que Two Three habría quedado en deuda con Oficina por una cifra cercana a los 5.000 millones de pesos.

También peligraba porque una corte de Estados Unidos lo solicitaba en extradición, y sus socios querían evitar delaciones. La organización lo desapareció en 2008. Se cree que lo mataron, pero el cadáver tampoco apareció.

Las bandas bajo el control de Mejía Parra estaban al servicio del capo Maximiliano Bonilla ( durante aquella guerra interna de Oficina contra el ala de Ericson Vargas ( desatada desde 2008.

Su desaparición fue orquestada por el bando contrario, en asocio con policías corruptos que simularon un retén vial en el municipio de La Estrella, el 29 de mayo de 2009. Alias conducía un automóvil en compaía de tres colegialas inocentes, que terminaron sufriendo su misma suerte.

Los uniformados, liderados por el comandante de la estación policial de Itagí, mayor Luis Augusto Manrique, entregaron a los cuatro retenidos a un grupo de sicarios de Oficina en Barrio Colombia, en el suroriente de Medellín. Jamás de volvió a saber de ni de las jovencitas, pero extraoficialmente se ha dicho que sus cadáveres fueron arrojados al río Cauca, en algún paraje del Occidente de Antioquia.

Ver la NOTA RELACIONADA: Condenaron al Mayor por su obsesión criminal.

Jader Alberto Botero Jaramillo, alias del bloque Héroes de Granada de las Auc, miembro de la organización criminal Oficina y líder de la banda su principal tentáculo en el municipio de Bello y el norte del Valle de Aburrá.
botas ugg outlet españa La misteriosa impunidad de los desaparecidos de