primark botas ugg La nueva forma de comunicación entre los jóvenes

Hasta hace muy poco, para organizar una salida de fin de semana con sus amigas y compaeras de fiesta, Mariela tenía que llamar a cada una por teléfono y tratar de coordinar lugares, horarios y puntos de encuentro.

“Como casi siempre había diferencias de criterios, yo tenía que realizar varias llamadas para lograr ponernos de acuerdo. En medio de cada conversación nos contábamos los últimos chismes, así que todo eso me salía muy caro. Hasta que alguien me contó lo del wasap y armé un grupo de chat que se llama histéricas Ahora les escribo: salimos? y ya empieza el foro, hasta que cerramos el plan. Y me sale prácticamente gratis!”, relata Mariela Ortiz, de 22 aos, alumna de Enfermería.

“Wasapear en grupo” es el nombre que los jóvenes y adolescentes dan a la utilización cada vez más extendida de la aplicación de mensajería instantánea WhatsApp Messenger, que utiliza la conexión a internet 3G o WiFi en los teléfonos smartphones para que los usuarios puedan compartir mensajes, imágenes, notas, audio y video.

“Lo más interesante es que uno puede bajar la aplicación gratis el primer ao y luego pagar 0,99 dólares por actualizar la aplicación. El envío de los mensajes es prácticamente gratis, ya que solo utilizas tu conexión a internet, a diferencia de los SMS (Short Message Service o servicios de mensajes de textos breves) en el celular, que te cobran por cada letra que envías”, destaca Jorge Centurión, de 21 aos, estudiante de Derecho, otro de los entusiastas usuarios.

WhatsApp no es una red social sino una aplicación creada inicialmente para el iPhone, en 2009, en Silicon Valley, California, por Brian Acton (Estados Unidos, 1972) y Jan Koum (Ucrania, 1976). Actualmente, tiene más de mil trescientos millones de usuarios a nivel global.

“Queremos seguir enviando mensajes. No somos, ni queremos ser una red social, ni una plataforma de juegos, ni un soporte publicitario”, dijo Jan Koum al diario El País de Madrid.

El nombre WhatsApp es un juego de palabras que viene de what up, una frase coloquial en inglés que significa “Qué pasa?”, y App, la abreviatura para “aplicaciones”. En el espaol popular ya se usa wasap, de la cual deriva un verbo aún no reconocido: wasapear (utilizar wasap, mensajear con wasap).

Para utilizar WhatsApp, lo primero es tener un modelo de teléfono celular del tipo Smartphone, con conexión a internet, y bajar la aplicación (actualmente está disponible para Windows Phone, Android, Blackberry, iPhone, y Nokia, pero cada vez se van sumando más modelos y plataformas).

Una vez realizado este proceso, la aplicación reconoce automáticamente a todos los contactos que ya la están utilizando y permite una comunicación directa con los mismos.

Para crear un grupo, es sencillo: Con la aplicación de Whatsapp abierta y estando en la pestaa donde aparecen todos los chats o conversaciones, hay que ir al menú Se despliega un menú que incluye la opción grupo la cual hay que seleccionar. En seguida se abre una ventana en la que se debe escribir un nombre para el grupo e ir agregando a los contactos que formarán parte.

La versión actual permite incluir hasta 15 contactos en cada grupo. Los nombres se seleccionan del listado de la agenda de contactos, o se escriben directamente sobre la casilla, siempre que también utilicen la aplicación.

Una vez creado el grupo, a los integrantes les llega la comunicación y cada uno de ellos puede cambiar el nombre del grupo, aadir una imagen o icono para representarlo, o decidir no formar parte.

“Los jóvenes usamos los grupos en wasap no solamente para organizar una salida, sino también para nuestras cuestiones de estudio, para intercambiar materiales didácticos, fotos de libros y folletos, videos de clases o tutoriales, e incluso para debatir algunos temas de actualidad, hasta para hablar de fútbol o política. Los usos son infinitos, ya depende de la creatividad y la imaginación de cada uno”, cuenta Mariela.

Como ejemplo, destaca que chicos y chicas que son voluntarios de la organización Techo Paraguay (Un techo para mi país) cuentan con varios grupos creados en WhatsApp, y que las utilizan para coordinar sus campaas y encuentros para ayudar a construir viviendas sociales para familias pobres en zonas marginales.

Una de las críticas constantes a WhatsApp es su bajo nivel de seguridad, por no usar códigos de cifrado, aunque la empresa que la administra sostiene que ha ido mejorando los sistemas para evitar que los hackers puedan vulnerar fácilmente las cuentas de los usuarios a través de esta aplicación.
outlet ugg australia La nueva forma de comunicación entre los jóvenes