dónde puedo comprar botas ugg originales Blog comercio electr nico

El prestigioso analista pol tico de CNN en Espa ol Andr s Oppenheimer reuni hace poco, en su programa Oppenheimer presenta, a un cuarteto de lujo. Bajo el r tulo Cuatro mentes brillantes que est n cambiando el mundo , puso a compartir set a sir Richard Branson, el multimillonario que planea enviar turistas al espacio; a Bre Pettis, el inventor de la sorprendente impresora 3D; a Rafael Yuste, el espa ol escogido por Obama para hacer el primer mapa gen tico del cerebro humano, y a Rodrigo Ni o, un bogotano de 43 a os dedicado al negocio inmobiliario.

A Ni o, afincado en Nueva York desde el 2006, se lo considera el pionero del crowdfunding (financiaci n en masa) aplicado al mercado de los bienes inmuebles en EE. UU. La f rmula es sencilla: as como muchas personas se unen hoy para juntar recursos con el fin de financiar proyectos culturales, campa as pol ticas o poner en marcha nuevas empresas, el fundador de Prodigy Network facilita que peque os inversores puedan reunir capital para meterse en los llamados Investment Grade Assets, grandes edificios de rentas, oficinas, hoteles y centros comerciales con valores superiores a los 50 millones de d lares y que ofrecen una m s que jugosa rentabilidad.

Lo primero que quiero aclarar es que yo no invent nada , dice Ni o al otro lado del tel fono, desde su oficina en el piso 31 de un rascacielos ubicado a dos pasos de Wall Street. Su m rito explica ha sido exportar a EE. UU. el derecho fiduciario, un modelo que se aplica en Colombia desde hace m s de 20 a os y que consiste en que varios inversores adquieren un derecho sobre un bien hotel, comercio, finca ra z, etc. , que es administrado por una fiduciaria durante su construcci n. Una vez el inmueble entra en operaci n, el inversionista, al ser due o de una parte, comienza a percibir una participaci n sobre las utilidades.

La historia de c mo un economista de la Universidad de los Andes llega a convertirse en una figura influyente del real estate como se conoce el negocio de la finca ra z en EE. UU. comenz en el tradicional barrio de La Macarena, en Bogot , hace 23 a os. Por aquella poca, Ni o se enamor de un edificio de cuatro plantas y lo compr por 85 millones de pesos. Recog la plata entre familiares y amigos. Lo remodel y lo vend a los seis meses por casi el doble recuerda . Qued prendado del mundo inmobiliario .

El problema es que, hasta hace muy poco,
ugg botas mujer Blog comercio electr nico
el Gobierno de EE. UU. pon a trabas para que los peces chicos pudieran acceder a este tipo de negocios con el fin en teor a de proteger los intereses de aquellos que estaban apostando fuerte. Se prohib a, por ejemplo, que los proyectos se publicitaran masivamente y se vetaba a aquellos inversionistas que no calificaran como ultra high o institucionales: los primeros, con una chequera disponible de entre 10 y 100 millones de d lares; los segundos, con m s de 100 millones en el bolsillo, listos para hacer negocios. La pregunta del mill n que se hac a Ni o era c mo lograr que no solo los magnates pudieran ara ar este pastel. Y la respuesta, curiosamente, la encontr en Colombia.

Es verdad que 100.000 d lares sigue siendo una cifra alta para muchos inversionistas; por eso, la idea es que en futuros proyectos podamos bajar a n m s el monto de las participaciones a los niveles, por ejemplo, de Colombia, que est en los 20.000 d lares explica Ni o . Esto significa que por primera vez en la historia alguien que tenga 40 millones de pesos podr invertirlos en un megaproyecto en Nueva York y disfrutar de las rentabilidades con las que muchos multimillonarios de EE. UU. amasaron sus fortunas. Esto es la democratizaci n de uno de los mercados inmobiliarios m s apetecidos del mundo .

Desde el domingo, una comisi n de la Superintendencia viaj a Medell n para investigar a la constructora y asesorar a los consumidores. La entidad form una comisi n conjunta con el MinVivienda, encabezada por el superintendente delegado para la protecci n del consumidor, que busca evaluar los problemas de la estructura. Sin embargo, hasta el cierre de esta edici n CDO no hab a permitido la entrada de la comisi n. Robledo se al que si la visita administrativa de inspecci n no es atendida, se puede imponer una multa de hasta $600 millones.

La moraleja que deja la tragedia en el edificio Space es tambi n para el consumidor. En cuanto a los est ndares para comprar un inmueble, adem s de tener en cuenta la confiabilidad de la firma constructora, se pueden solicitar documentos como las memorias de c lculo y los planos estructurales de la edificaci n en las curadur as. Adem s, se debe tener en cuenta que las construcciones cumplan con el Reglamento Colombiano de Normas Sismo Resistentes, que fue actualizado en 2010 y que determina el dise o estructural, la cimentaci n y la profundidad del proyecto.

Otras ciudades han visto afectadas algunas de sus edificaciones. En Manizales, habitantes avisaron de la inestabilidad del terreno de la ladera en el barrio La Sultana. En Barranquilla, edificios como Altos del Campo, Ciudad del Sol y Privilegios se han visto afectados por inestabilidad en el sector de Campo Alegre. En Pereira, el director de la Oficina de Gesti n del Riesgo, Jhon Fredy Gonz lez, se al que en la ciudad hay 18 inmuebles, ubicados en el per metro central, que requieren planes de mitigaci n para enfrentar un movimiento tel rico.
ugg botas mujer Blog comercio electr nico