ugg botines Una peligrosa decisión

La denuncia de Joaquín Díaz Mena, “Huacho”, actualmente diputado federal del PAN, contra varios de sus dirigentes e integrantes prominentes del mismo, fundamentalmente su presidente local, Raúl Paz Alonzo, es la confirmación del proceso de decadencia política de un partido en el que se ha privilegiado la conformación de grupos internos para controlarlo, no obstante sus proclamas de lucha por la democracia. Desnudó también a actores principales de la escena pública de nuestro estado que, dentro del organismo, practican políticas de doble cara en sus ansias por alcanzar el poder y que las corruptelas se extienden al engranaje nacional.

“Huacho” puso en evidencia los retorcidos métodos que usan los dirigentes de la organización para encumbrar no a sus mejores hombres y mujeres, sino a quienes forman parte de una mafia interna que lo controla, cuyo fin es hacerse de cargos públicos, con el pretexto de servir al pueblo, para enriquecerse lo más posible, del mismo modo que el PRI al que dicen combatir. Las evidencias que puso sobre el tapete confirmaron lo que escribimos la semana anterior, que no hay diferencia entre una y otra, sólo que una actúa con cinismo; y la otra, de manera hipócrita.

Porque no es más que hipocresía la actitud de fingir que se están usando los métodos más democráticos para nombrar a los candidatos de un partido, mientras detrás del telón se procede usando los mecanismos más perversos. Un ejemplo es el de Mariana Cruz Pool, joven aspirante a ser candidata panista a la alcaldía de Motul, quien denunció públicamente que Roger Torres Peniche, ex director general de la Unidad de Gestión Estratégica del Ayuntamiento meridano y operador de Mauricio Vila, la amenazó con represalias, si no renunciaba a su aspiración (D. de Yuc., 9 02 18).

El método también fue usado con “Huacho”, aspirante a la candidatura de primera fórmula para senador. Su elocuente relato lo testimonia: “Raúl Paz me amenazó. Dijo que si al día siguiente yo me atrevía a inscribirme contra él por la senaduría no sólo me iba a dejar fuera en la Permanente nacional, sino que iba a aplastar a todos los aspirantes que tuvieran amistad conmigo”. Es éste un procedimiento propio del dirigente de un partido que se supone democrático y, sobre todo, civilizado y no de un capo que dirige alguna mafia? La confirmación de la veracidad de esta afirmación es la propia defenestración del denunciante.

Con la ayuda de quien es actualmente el jefe del grupo que domina nacionalmente al PAN y hoy su candidato presidencial , Ricardo Anaya, y del operador estrella de éste, Damián Zepeda, presidente sustituto del partido, Paz eliminó a los simpatizantes de “Huacho”. “De 12 aspirantes cercanos a un servidor (que se inscribieron), los dejó fuera a todos a pesar de que varios de ellos ya habían trabajado sus distritos y eran quienes más votos podrían aportar a las campaas”, expresó en la amplia conferencia de prensa en que hizo la denuncia (D. de Y., 23 02 18).

Este gran poder del cacique yucateco del PAN explica por qué nunca fue molestado ni con “el pétalo de un citatorio” por la llamada comisión anticorrupción de su partido, para que respondiera por el muchas veces denunciado asunto de los “moches”, por más que prominentes miembros del mismo,
botas australianas ugg Una peligrosa decisión
a nivel local, hayan sido los denunciantes.

La forma como “Huacho” fue excluido es un retrato de la más pura antidemocracia en el interior de un partido. A la hora de la votación en la llamada Comisión Permanente nacional, de la manera más descarada y antidemocrática, Zepeda excluyó de la contienda a Díaz Mena. Y lo hizo, según el denunciante, con estas palabras: “Las encuestas dicen que Díaz Mena está muy por encima de Raúl Paz (Massive Caller, la encuestadora privilegiada por el PAN, le daba 80.6% a Díaz y apenas 19.4 %, a Paz) y es cierto que tiene más trayectoria, arraigo en los pueblos y más trabajo; pero les pido votar por la única propuesta en pantalla, que es la que han avalado los candidatos locales de Yucatán” (Video de D. de Y., de la transmisión en vivo de la conferencia de prensa de Díaz Mena, 22 02 18).

Estos “candidatos locales”, según “Huacho”, son Mauricio Vila y Renán Barrera, quienes se confabularon con Paz y con el apoyo del dirigente nacional se repartieron el botín de las candidaturas en Yucatán. Vila dijo lo traicionó, porque después de hacer con él un trato para apoyarse mutuamente en la contienda interna, una vez con el pájaro en mano de su candidatura olvidó su compromiso y ayudó, en cambio, al golpe que le asestaron.

Hoy los que lo defenestraron están temerosos de las consecuencias que puede traer la reacción de quien, tal vez, pensaron aceptaría dócilmente el atropello a sus derechos partidarios, pero que, sin embargo, en lugar de esto, anunció que recurriría al Trife para exigir su restitución. Lo menos malo para el PAN sería que el Tribunal diera a Huacho la razón, echara atrás la candidatura de Paz y ordenara la reposición del procedimiento.

Porque el otro escenario, el de que, como se ha rumorado, sea postulado por Morena le podría resultar catastrófico al PAN. Díaz Mena, como dicen los políticos, posee una gran rentabilidad electoral que puede aumentar el caudal de votos de la fuerza que lo postulara, sobre todo si ésta acusa un crecimiento extraordinario, como es el caso de Morena que en tan sólo tres aos de existencia se ha colocado como la primera del país, según todas las encuestas. Y buena parte de los votos que obtuviera menguarían los del PAN, aunque no sólo los de éste.

Todo lo anterior pone de manifiesto que no basta con pregonar que se es democrático para serlo. Hay que demostrarlo. Y las formas usadas por los dirigentes nacionales y locales del PAN, expuestas en la denuncia de Joaquín Díaz por el atropello que sufrió, han demostrado lo contrario. Mérida, Yucatán.
botas australianas ugg Una peligrosa decisión